Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
El santo de la espada samurai Don Justo Takayama
Daimyo de Akashi, samurai y chajin (1552 - 3 de febrero de 1615)
sábado, 4 de febrero de 2012 | 4:37 PM
El santo de la espada samurai Don Justo Takayama

Esta es la historia de un samurai cristiano, su nombre japonés es Ukon Takayama y se encuentra actualmente en consideración para la santidad en la Iglesia Católica Romana, con número de protocolo 1241 asignado por la Congregación para las Causas de los Santos. Este artículo está escrito como una cronología de los hechos históricos que pasaron durante su vida.

Los primeros japoneses fueron bautizados en 1548 en la ciudad de Goa, India, por el obispo Juan de Albuquerque y al año siguiente guiaron a San Francisco Javier, en su viaje al Japón. Los padres jesuitas pedían permiso para predicar el cristianismo a los señores feudales (daimios), ellos accedían porque les interesaban las relaciones comerciales, acceso a las armas de fuego de los occidentales e interés por nuevos conocimientos.

Es de esta manera que en 1563 el daimio Hisahide pidió al astrónomo Yuki Yamashiro no Kami Tadamasa y al confusionista Kiyohara Ekata, que estudiaran al cristianismo y le informaran. Lo anecdótico de esto es que en 1564 los dos estudiosos se hicieron cristianos y con ellos también un grupo de daimios. Uno de ellos fue Takayama Tomoteru, que discutió mucho con los sacerdotes cristianos sobre su religión, siendo finalmente convertido, así también su familia, allí empieza la historia cristiana de su hijo de 12 años Ukon, que se bautiza con el nombre cristiano de Justo.

Los clanes samurais estaban en permanente estado de guerra, a instancia de los jesuitas entre 1565 y 1566. Los Takayama, luchaban para asegurar su posición frente a otros señores de la guerra. En 1568, Tomoteru Takayama pasó al servicio del señor Oda Nobunaga, el más poderoso de la época. Por ese entonces el joven Ukon Takayama tenía solo 16 años y estaba siendo entrenado en las artes marciales por ser samurai; como católico estudiaba la Biblia y como noble practicaba la ceremonia del té. Por sus habilidades y carisma, Ukon se hizo muy apreciado entre los nobles y admirado por la gente común, lo que hacía que algunos se convirtieran al cristianismo.

Por servicios a Oda Nobunaga y a su sucesor Toyotomi Hideyoshi, los Takayama adquirieron el Castillo Takatsuki en Osaka. Luego en 1573 Tomoteru Takayama se adueña del Castillo Wada, Ukon Takayama y su padre sorprenden a sus nuevos vasallos al hacerles funerales con toda la pompa cristiana, en ataúd cubierto de banderas y una procesión de  samurais y personas con velas, actos que no eran comunes para la gente común.

En 1576 el padre Gnecchi-Soldo Organtino, asistido por Ukon Takayama construye la primera iglesia cristiana Nanbanji, en Kioto. Por once años, fue el centro de las actividades de misioneros católicos y comerciantes occidentales en Japón. Actualmente solo queda la campana de esta iglesia en Kioto, fue regalada por la familia Hosokawa y traída desde Europa.

Una gran prueba tuvo que encarar Ukon en 1578, cuando en el castillo Takasuki se protegía el daimio rebelde Araki Murashige, que por afrentas a su honor se rebeló contra el daimio Oda Nobunaga que con grandes fuerzas militares rodeó el castillo. Las alianzas militares de esa época eran temporales, los daimios tomaban como rehenes a los familiares de sus aliados para forzar su lealtad. Este fue el caso la hermana de Ukon que fue tomada como rehén. Ukon ofreció su propia vida a cambio. Hay que recordar que al ser cristiano Ukon no aceptaba el suicidio, el valoraba la vida. Esta decisión fue apoyada por el Padre jesuita Gnecchi-Soldo Organtino. Ukon Takayama se afeitó la cabeza y vestido como un sacerdote budista, en señal de rendición a la guerra y la actividad política. Se entregó al Shogun, Oda Nobunaga quedó tan impresionado, que aceptó la petición de Ukon de no destruir Takatsuki y posteriormente lo nombró daimio. Por este acto Ukon también salvó la vida de su hermana.

El 21 de junio de 1582, Oda Nobunaga fue asesinado por Akechi Mitsuhide (padre de Gracia Hosokawa) en Kyoto, como venganza por la muerte de su madre. Al haber un vacío de poder los principales daimios se ponen en pie de guerra. Toyotomi Hideyoshi marcha en son de venganza contra Mitsuhide, Ukon Takayama apoya a Hideyoshi y en la batalla de Yamazaki, Mitsuhide es derrotado. Después en 1585 Hideyoshi, transfirió a Ukon al feudo de Akashi, allí Ukon construyó el Castillo de Funayama y en poco tiempo  había convertido a 2.000 personas al cristianismo.

Dos años después, Hideyoshi, que había sido tan tolerante con el cristianismo, cambió de repente, de actitud, hubo varias razones políticas y personales, una de estas pudo ser que no se le permitió tener una concubina cristiana. Promulgó la orden de expulsar a los misioneros europeos de Japón.

Cuando aún regentaba, Hideyoshi mandó a Takayama Ukon que abandonara el cristianismo, pero Ukon se negó a hacerlo. Ukon dijo que preferiría abandonar su rango y posesiones antes de la apostasía. Los tiempos habían cambiado y el cristianismo y todos los extranjeros eran vistos como una amenaza para el control absoluto que el Shogun quería sobre Japón. Cualquier persona que tuviera una cruz o una imagen de Jesús era torturada y asesinada.

La prohibición total al cristianismo fue dada en 1614 por el Shogun Ieyasu Tokugawa. En septiembre envió oficiales de Edo (Tokio) a Nagasaki a cumplir la ley, el encargado el daimio Maeda Toshitsune, temía que Ukon lucharía en lugar de abandonar el país, pero no fue así. Ukon no hizo resistencia, solo envió un mensaje al Shogun diciendo: \"No voy a luchar con armas o espadas, solo tendré paciencia y fe de acuerdo a las enseñanzas de mi Señor y Salvador Jesucristo.\"

Fueron 300 cristianos, entre curas y feligreses de todo Japón  deportados en dos barcos a Macao y en un tercero a Manila, este último tenía como capitán a Esteban de Acosta y zarpó de Nagasaki el 8 de noviembre de 1614. Llevaba 33 religiosos y un centenar de laicos, entre los que se encontraban Ukon Takayama, esposa hija y nietos, así como otros nobles. Ukon decía: \"Aquellos que han sido exiliado de Japón a Manila, síganme!\", Dios dice \"Quien toma la espada se arruina con la misma\", ¡Formen familias en Filipinas y regresen a Japón como enviados para la paz!

El padre Ledesma cuenta así el recibimiento de Ukon Takayama en Manila: "Luego que la galera en que venía llegó a las playas delante de las casas del Señor Gobernador, salió toda la tierra al espectáculo, deseando ver un hombre de quien tantas cosas se decían".

Filipinas, como colonia española, le ofrece una flota y ayuda para derrocar al Shogun del  Japón y proteger a los católicos japoneses, Ukon se negó a participar en dicho plan.  Su historia termina 40 días después cuando muere por la fiebre. Se le recuerda en el día de su muerte, el 3 de Febrero en el calendario católico.

Durante los siglos de persecución religiosa, todas las conexiones entre la espiritualidad cristiana y japonesa fueron olvidadas. En el siglo XXI, a 400 años de distancia, otra vez cristianos japoneses y extranjeros practicamos las artes tradicionales del Budo, la Ceremonia de Té y la meditación Zen. No vemos estas prácticas como contrarias a nuestra creencia religiosa, hacemos estas prácticas para tener una visión profunda de la espiritualidad humana. (Por: Iván Castillo / Asociación Urasenke Tankokai)

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso